miércoles, diciembre 31, 2008

2009 felicidades, 2009 alegrías...


Ya dije que no estaba por la labor de resaltar nada negativo, aparte de que el año ha sido en general bueno... Me gustó el sistema de las doce uvas, pero como ahora mismo estoy soñoliento tras haberme metido la última comilona del año en la colegiata de San Isidoro, tampoco estoy por romperme la cabeza en ello.

Destacaré que estoy contento en primer lugar, como es obvio, porque estamos un año más todos aquí, con un nuevo miembro de la familia y a todos nos va bien má o menos, y eso lo digo también por los amigos. Que así se mantenga...

Y la carrera bien, gracias (aunque no será por lo que estoy haciendo durante estos días); acabé Primero con soltura y Segundo me está gustando más. Respecto a mi vocación, tengo una nueva y casi final versión de los Abrasadores, un puñado de poemas y algún que otro guión o proyecto de serie a medias con amigos y colaboradores.

Me encuentro bien de salud, pese al ligero contratiempo de hace una semana. Por fortuna, me libré ya del quiste asqueroso aunque me costara jorobarme un poco el verano. Me he comprometido con la Wii Fit a bajar seis kilos a lo largo del próximo año (suerte que sea solo una máquina y se la pueda engañar con facilidad...)

Aunque siga echando de menos Madrid, aquí en León estoy bien. Y los viajes a Santander y Torrellas han cundido mucho, abriendo nuevas perspectivas de futuro.

Así que solo me queda desearos feliz año, pronosticar que los que dicen que van a dejar el tabaco seguirán fumando tanto esta noche como mañana, y que bebáis con cierta moderación, ohú, que al menos no haya que llevaros para casa.

Que el gobernador de Libia alumbre este nuevo año 2009.

martes, diciembre 30, 2008

Bon apetit!

Avanti! Vamos a acabar el año con una exquisita comida que tuvo lugar el pasado Día de los Inocentes. Fijáos, hasta con nuestro propio cartel de bienvenida, qué qualité.




Y nuestro propio menú personalizado, aunque no podáis leer un carajo. Por suerte tengo fotos de los platos, que de hecho parecen cuadros. Aunque son mejores de degustar que de ver.




El aperitivo era esta varita de Harry Potter sobre una bola no de helado, que lo parece, sino de queso de cabra. Al lado, caldereta de salmón con cebolla y otros aditamentos.





Aquí tenéis un escabeche dulce con verduras asadas. La salsa creo que sea de caramelo y pringa bastante, lo se porque tuve la torpeza de dejar el cuchillo sobre la misma.



Antes de la carne sirvieron concentrado de crustáceos con vieira confitada. La comí tan rápido que se me pasó el hacer foto. Y no se por qué, la verdad, ya que el pescado no es que me guste mucho. Bueno, tampoco es que fuera un pez, ¿no? Salió de una concha, como Afrodita. Y con furia me lancé asimismo hacia la ternera lechal. Sí, colegas, por ello la veis tan mordisqueada. Esa es la razón de que no pueda hacerme vegetariano aunque quisiera, je, je. Cuasi sangrante, con patatitas y genial. ¿Lo peor? Que ya estaba demasiado lleno como para comerlo todo. ¡La raza, que degenera!




Y no es que sea muy de dulce, pero reconozco la valía de este postre: brocheta de fruta, tiramisú y helado de turrón. Lo de abajo no es una loncha de queso, sino de piña. Curioso, ¿eh?


Y, cuando ya había comido todo, aún me faltó meterme un chupa-chups para hacer la gracia de imitar a mi Mini-Yo, Pablito. Y así se me quedó la lengua...En fin. Si no nos vemos antes, aunque supongo que sí, os deseo que paséis una buena última cena del año. ¡Y cuidadín con las uvas!

lunes, diciembre 29, 2008

Estampas paternales.

Como no todo iba a ser abusar del vicio, esta tarde he estado abusando un poco del ejercicio físico con la Wii Fit, supongo que pretendía aprovechar ya que no la contemplo como regalo de Reyes. Solo espero que en mi inconsciencia no vaya a tener agujetas para Nochevieja... Para ir terminando el año, os dejo tres bonitas y paternales estampas, sacadas de un fin de semana que ha tenido otras tres grandes comilonas familiares; de la última quizá cuelgue también fotos, para incitar al pecado de la envidia. Cierto es que los tres niños no son míos... De lo contrario, muy callado lo habría tenido a este blog, ¿no?





Aquí estoy yo llevando a mi sobrino Marcelo en su carrito.



Y aquí Noa, la hija de mi prima Sara, llevando la famosa gorra de Hitch. Le queda un poco grande pero no desmerece...


Y aquí, lo que parecen ser dos versiones de la misma persona. En realidad se trata de Pablito, el niño de mi prima Noelia. Pero todos están tan anonadados con su parecido conmigo que hicimos esta instantánea para inmortalizarlo, agenciándome yo mismo un chupa-chups y todo. ¡Increíble! Creo que si llego a tener un hijo no se parecerá a mí tanto como este.
Aunque aún es pronto para hablar de hijos, solo soy un neouniversitario con poca experiencia laboral. Pero esta semana creo que sí me han entrado ganas de tener uno. ¿Por qué no? Cosas más raras se han visto... Espero no haber sido poseído por Rouco Varela y su homilía de: Matrimonio es la unión de un hombre y una mujer que se juntan y... ¡dan la vida! Pues para llegar a eso tampoco hay que romperse la cabeza...


domingo, diciembre 28, 2008

Tenemos foto nueva.


Al fin. Ya que los Abrasadores no se reunieron en verano, ahora en Nochebuena hicimos esta foto especialmente dedicada para el blog. El sombrero es regalo de mi hermano Pedro, es sueco y dice: ¡Salud! Salud fue lo que me faltó a mí esa noche, quizá se perciba en mi cara. Ahora ya estoy bien, aunque cansado por un fin de semana en plan saga total, a ver si cuelgo el reportaje fotográfico-gastronómico del hostal de San Marcos. Es lo que tiene la Navidad, pocos días pero mucha actividad dentro de los mismos. Pronto volverá la rutina, por fortuna para mis estudios.

viernes, diciembre 26, 2008

Algunas razones para no ver los Goya...


Antes de que me acusen de antipatriota o reaccionario, procederé a desglosar algunas razones que justifican ese título:

- Javier Cámara, candidato a Mejor Actor por Fuera de Carta (!!!!!!!!!!!!) Quien no haya visto la película no podrá comprender mi enfado. Bueno, yo tampoco la he visto. Es una de esas que tiene la rara virtud de hacerme desistir a los diez minutos. Lo lógico hubiera sido que le nominaran (aunque este sea un término foráneo) por Los girasoles ciegos, pero para esa categoría ya colocaron a su compañero de reparto, ese tío que se parece bastante a un actor colega nuestro. De verdad, no doy crédito. No puedo perdonar tanta osadía. En los primeros diez minutos, asistí a una catarata de chistes sobre mariquitas, tan homófobos como la vieja canción de Martes y Trece, Soy maricón. Y Javier Cámara se limita a sacar pluma (¿natural?) y hacer como si estuviera rodando una telecomedia. Pues no. El cine no es eso.

- El caballero oscuro, candidata como Mejor Película Europea (!!!!!!!!!!!) Vale, son cosas de las coproducciones. Como también pueden ganar la del Ché o esa otra cinta que responde al agramatical título de Vicky Cristina Barcelona. Pero, seamos francos: ¿cuánto hay de Europa en el sexto Batman? ¿Su protagonista? No entraré al trapo de decir si la peli es mejor o peor, pero al menos puede estar de enhorabuena: aunque no la nominaran en los Globos de Oro, aquí en España nos acordamos. Lo más probable es que gane esa peli rumana que está ya muy pasada, la de 4 meses, 3 días, 1 hora o lo que sea.

- No han nominado a Casitas como Mejor Corto de Animación, realizado por la productora leonesa La Catedral y cuyo director ya había estado en la terna por su anterior obra. No se cómo serán los otros, pero yo estuve en su estreno, en el MUSAC, y puedo asegurar que merece muchos más premios de los que hasta ahora ha ganado.

Habrá bastantes más razones, os invito a compartirlas con nosotros. También puede haber cosas buenas, como que Nacho Vigalondo se lleve el de Mejor Director Revelación. O que den un Goya de Honor a un tío que ha dirigido bastante porno. Pero en general creo que, pese al tono de progresía que suele predominar en estos premios, han sido conservadores en lo artístico. Ojalá ganara Álex de la Iglesia, pero lo veo improbable: ¿con una peli rodada en inglés y actores extranjeros? Menos mal que el año que viene parece que vuelve el mejor Amenábar... (y él sí sabe ganar rodando en inglés y con actores extranjeros)

miércoles, diciembre 24, 2008

Vuelve la matraca.

De necios es vanagloriarse, como hice yo el otro día al dar cuenta de que había estado todo el año sin que los virus me atacasen. Sí, claro, esta vez me respetaron la cena de clase, por fortuna. Pero la contrapartida me temo que va a ser la de esta Nochebuena (no tan buena para mí) Como fuera, pueden haber influido varios factores y no todos confesables, el lunes por la noche me dio un ataque de anginas. Y hasta ahora. Ayer por la noche llegué a sobrepasar los 39º, pa habernos matao... Por ello no pude tocar a mi sobrino Marcelo, que llegó anoche al final.
¡En fin! Ya sabéis el dicho: si estás pasando un gran mes, seguro que llega alguna bacteria y lo jode. Dudo que pueda hacer cena, si ya me cuesta tragar mi propia saliva. Y, aunque no haya concursito, los regalos al menos ya los tengo comprados. Qué le vamos a hacer... Si este es el daño colateral que cierra un mes aprovechado al máximo, lo doy por bueno; pero al menos que no me boicotee la Nochevieja, que tengo ganas de ver al buen Buena Esperanza (valga...) tras ocho meses. ¡Feliz Navidad!

lunes, diciembre 22, 2008

Le haré una oferta que no podrá rechazar.


O al menos esa es la frase que me sugiere esta foto. En ella, podría pasar por Jaroslav Leónidas Prietovsky, el poderoso capo albano-kosovar, con su camisa hortera y una pulsera con cuernos y todo. En realidad, yo no tengo el hábito de fumar (y quienes me leéis tampoco deberíais tenerlo) pero, desde luego, llevaba un año entero esperando esta cena de clase, dado que la anterior me la tuve que perder por mi inesperado ataque de gripe. Estar con mis chicos bien merece brindar con una faria.
La noche del sábado fue tan memorable como pudieron serlo las de Torrellas. Menudo último mes del año, es una auténtica traca final. Dicha jornada inspiró a mi maltrecho cerebro una composición de cariz festivo y satírico, confío en colgarla tras Navidad. Si no os veo antes, pese a que tengo algún asunto pendiente, que paséis una buena Nochebuena, valgan todas las redundancias habidas y por haber.
Como dijo Edgar, para mí no solo sois mi Gordo, filologuitos, más bien mi Euromillones, que da premios mucho más gordos...

miércoles, diciembre 17, 2008

La semana en blanco.

¿Creéis en las premoniciones? Yo, en los últimos días, he tenido la impresión como de que canciones antiguas me habían lanzando mensajes sobre los cuales ahora creo entender el sentido. ¡Para que digan que el pop es superficial! En todo caso, puede que no sea más que un fruto de mi imaginación exacerbada. Como, esto sí, dicen los de la Oreja: tengo tantas cosas, tengo todas en mi mente.
Y mucho tiempo para pensarlas, ja, ja. Menuda semanita pre-navideña que nos están dando. Tres horas de clase perdí por la resaca mañica, y tres horas de sueño (por lo menos) me han hecho perder por levantarme para comprobar que no hay clase. Bueno, tampoco es problema, hemos sostenido en la cafetería tertulias muy interesantes sobre el amor y otros demonios. Ahora estoy tan solo a dos horas de unas fiestas que se presentan muy prometedoras. Este año ni siquiera pienso poner doce cosas negativas. Qué coño, hagamos como ZP, pensemos en positivo. Y eso es lo que me encuentro haciendo ahora mismo.

PD- ¡Tranqui, Hopewell, que esta vez no me olvido! Si amáis a este humilde abrasador, votad este vídeo con cinco estrellitas:

http://www.teaserland.com/festival/Salvador-de-almas.html

Y que rule... Gracias sean dadas.

lunes, diciembre 15, 2008

Los lunes a la nieve.


Mea culpa entono por el martes pasado, cuando me quedé dormido reponiéndome de los excesos de Torrellas. Sin embargo, lo de esta mañana no ha sido culpa mía. Se han suspendido las clases, supongo que por los problemas que tendrían algunos profesores y alumnos para llegar con esta nevada como las que hacía tiempo que no se veían. Por suerte hoy estaba descansado, y tras recoger al único filólogo que me encontré por allí nos fuimos a la cafetería a hacer tertulia y observar por la ventana cómo los universitarios se divertían como niños con batallas de bolas de nieve y muñecos enormes. Ahí está la foto de prueba, con el amigo Edgar luchando contra la climatología adversa.
Por cierto, que no se me olvide esta noche colgar unos enlaces de tráilers falsos realizados por Hopewell, a los cuales hay que votar al máximo como si fuera el Chiki-Chiki pero en bueno. Tened buenos y blancos días.

viernes, diciembre 12, 2008

I aniversario blog poético.

Hoy no tengo ganas de hablar, luego que hable la poesía... Os remito a mi blog poético, que el lunes pasado cumplió un añico. Por supuesto que en dicha jornada no estaba yo con fuerzas para nada que no fuera atacar un jugoso costillar de cerdo y pirarme a sobar hasta el día siguiente (fumada de clases incluida)
Por cierto, estuve a punto de colgar el famoso rap del condón del Ministerio de Sanidad como muestra de poesía ¿simbolista?, con fragmentos de esta guisa: como fosos, como pozos, somos dos. Aparte de la aliteración de la letra o, ¿qué coño es esto? Pero sobre todo me gusta la cara del tío, al que parece que le han puesto una fregona en la cabeza. Parece estar pensando: Sí, tú ábrete de piernas y si quieres cantar vete a Operación Triunfo...

miércoles, diciembre 10, 2008

En Torrellas no se censuró Brockeback.


Es noticia ahora que la película de impronunciable título (no se si lo he escrito bien) ha sido censurada por la televisión pública italiana, tan solo en las partes en que la pareja protagonista mantenía relaciones afectuosas o sexuales; por cierto, dichas escenas son más bien breves, pero necesarias. Se que muchos detestáis esa película, pero para mí es como si le pusieran pantalones al David de Miguel Ángel. Es indignante que en un país como Italia, que ha alumbrado a tantos artistas y gobernantes homosexuales y bisexuales, se ofusquen ahora por unos cuantos besos y un polvete. Claro que entre Berlusconi, Benedicto y la Mafia... Pues poca esperanza queda para la bota.

Ironías de la vida, yo en Torrellas protagonicé una versión del filme de Ang Lee, pero más bien pasado por la mirada baturra y surrealista de Luis Buñuel. Se podría contar mucho, pero el evento me quitó horas de sueño, luego no estoy por escribir aquí una parrafada. Me limitaré, por ahora, a comentar un poco de la jornada del domingo, la gran traca. Por la tarde teníamos que rodar un corto, y para ello yo utilicé un sombrero de cowboy de atrezzo que había por allí. Si se llega a colgar, los que echéis de menos Vagos y Maleantes vais a estar de enhorabuena. El disfraz me venía al pelo porque además llevaba vaqueros y una camisa a cuadros (la cual ahora se encuentra en manos de alguien que la sabe apreciar mejor; y yo soy feliz porque lo haga) A la gente parece que le gustó, me veían como una mezcla de chapero, el Hombre de Marlboro y otras referencias.

Si lo que quería era llamar la atención, lo conseguí para bien o para mal. El punto culminante llegó cuando pusieron la canción de un tal Coyote Dax, No rompas más mi pobre corazón (ni siquiera es suya, sino una versión); ahí yo, que suelo reírme de las tonterías que hacen los de Gran Hermano, me convertí en uno de ellos. Había pocos bailongos en la pista, pero yo fui aclamado a salir y danzar al ritmo de ese demoníaco baile de pasito palante, pasito patrás, vuelta, etc. Menos mal que seguía a unas jovencitas que parecían más duchas en el mismo. De lo contrario, el ridículo hubiera sido aún mayor. Pero, bah, lo hice por una mezcla de alcohol, proyección social y felicidad. Sí, muy feliz hay que estar para perder los papeles de ese modo.

Pero en general la fiesta acabó siempre muy desmadrada, como el sábado, patinando por un suelo encharcado bajo los acordes de Queen o demás. No importa. Se supone que cuando uno se hace mayor ya no está para esos trotes, pero yo me vanaglorio de ir a contracorriente. Ahora estoy cansado, y puede que hasta con cierto bajón, pero contento en el fondo. Tuve razón en lo del último post: la fortuna favorece, si no a los valientes, al menos a quienes arriesgan.

A partir de ahora toca ser más valientes.

jueves, diciembre 04, 2008

Post de noche.


Está siendo una semana surrealista y escatológica. Ayer tuvimos que ir a una charla sobre las variedades etnolingüísticas de la lengua gitana en Chile. Dicho así suena muy serio, pero no lo fue tanto. Durante media hora asistimos a la proyección de un reality-show chileno sobre parejas a punto de casarse. Los novios, gitanos, se llamaban Maruzia y Póchula (y este era el tío), de 16 y 17 años. Se vieron los preparativos pero no, porque ya me lo han preguntado varios veces, no se vio la ceremonia de la virginidad con el pañuelito. Eso sí, los gitanos en Chile hablan casi igual que los de aquí. Uno de los puntos culminantes del show era cuando perseguían campo a traviesa a un chaval que corría con un rollo de papel higiénico, gritando: ¡Que exploto!, dando buena fe de la comilona abundante.

La conferencia en sí duró poco, porque después de eso el ponente, Gastoncito (al menos así le llamaban los gitanos), se puso a leerla de modo literal, a velocidad de crucero. Y se supone que nosotros teníamos que resumirla, al menos hasta que los dedos desistieron. Si añado que lo que esto va a aportar a la nota final es un 0,02 por ciento a lo sumo, resulta curioso cuanto menos.

Y esta mañana, en Latín Vulgar, traducimos un fragmento del Satiricón de Petronio. En este, el rico Trimalción proclamaba que cualquiera podía tirarse ventosidades durante su cena, porque los médicos así lo recomendaban y malo era aguantarse. ¡Vaya! Quién fuera romano, ¿verdad? Mejor fuera que dentro. Como simbolismo de los gases, fuera del aula los de Minas tiraban petardos como si tocasen un festival de pedos. Y esta noche, por tomar algo ligero antes del viaje, he escuchado muchas más tracas de esas en la película SuperHero Movie. Qué decir... Que merece la pena solo por ver al genial Leslie Nielsen.

Ahora voy a tratar de ponerme serio, aunque me cueste. Mañana os dejo unos días, en realidad ni siquiera un puente. Es un fin de semana... Volveré el lunes, con la venia del gobernador de Libia. Me ha costado decidirme a este respecto, pero eso no es nuevo. Tuve que elegir entre lo conocido, pero bueno; y lo desconocido, que no se sabe cómo saldrá, si bien apunta maneras positivas. Aunque, ¿por qué elegir? Dentro de un par de semanas tendré lo bueno conocido de siempre, y que mil años dure. Ahora puedo, y casi debo, experimentar, conocer nuevos ambientes y a nuevas personas. No hay un objetivo único que busque en esta sucinta escapada. Bueno, quizá uno sobresalga, pero tampoco me atrevería a decirlo. Perdería el encanto. En verano, mientras soportaba que mis carnes fueran creciendo de nuevo, lancé al aire esas promesas de cambios a mejor que la gente suele reservar para Nochevieja (y no se por qué, si todos empiezan bebiendo y fumando) El comienzo del curso, en todos los sentidos, me está pareciendo mejor que en Primero; pero no es suficiente.

Me dejaré, pues, guiar por mi instinto, venciendo las resistencias que mi naturaleza, que se ha ido haciendo acomodaticia, me impone. Parece mentira, pero ya me resulta raro el coger mi viejo saco de dormir. Y solo pienso en la posible chabola en la que me vayan a meter. ¿Dónde quedó el espíritu de los Abrasadores? ¿Dónde lo que da nombre a este blog? Cuando éramos pequeños, triscábamos por las piedras con total inconsciencia de la peligrosidad de nuestros actos (el gordo ese con las zapatillas se mata...) Por una vez, hago mío el lema del blog de Adri: La fortuna favorece a los valientes. Eso dicen que dijo Alejandro Magno, y Alejandro Magno también tendría acomodo en el sitio hacia al que me dirijo mañana.

Id con Libia.


PD- El más perjudicado de este viaje es el feto de serie que estamos engendrando (no se si la metáfora es muy adecuada) Hopewell y yo, conste que el citado Adri también ha aportado su semillita. Tened paciencia, compadres. Un poco de aire de sierra puede ser bueno para descongestionar las ideas...
PD 2- El domingo 7 se cumplen dos años de la creación de Celluloid Heroes. Oli-Hall, no importa que ahora lo tengas un poco descuidado, ese blog siempre estará en mi corazón. Cuatro blogs, ya sabes la historia.
PD 3- El lunes 8 en principio estaré en León. Por si me pierdo entre las cabras, diré que ese día se celebra el primer aniversario de mi blog poético. Hoy quise colgar algo allí, pero no tuve ganas. Si el lunes no lo hago, al menos quedará Garcilaso, que es un poeta cojonudo. Y yo no lo soy.
PD 4- No, esta ya es de coña.

Post de día.


Cuando observé que en la Fotogramas de este mes salía como portada una foto de Crepúsculo, casi no la compro. Pero tuve que hacerlo, ya es larga tradición. Supongo que no debería juzgar algo que no he leído, pero no puedo evitar odiarlo, al fenómeno en conjunto. Por suerte no tengo que sufrirlo ya como vendedor de libros. Quizá sea envidia. No se. Aún en el caso de que Los Abrasadores jamás se publique, al menos tendré el consuelo de que es más original que esa historieta más vista que el tebeo. Y, como ya le dije a Hopewell, a mí no me interesan los vampiros heterosexuales. En fin, hay dos puntos positivos: 1) Como película, es casi imposible que sea peor que las dos adaptaciones literarias de las Navidades 06 y 07: Eragon y La brújula dorada. Desde luego que apunta maneras. Viendo el trailer, si a mí no me dicen que va de vampiros igual pienso en High Scool Musical. Y está dirigida por una directora de cine indie venida a menos (¿o a más?) 2) Si la piel pálida a lo vampiro se pone de moda, yo solo puedo ser beneficiado por ello

Una saga mucho más longeva, pero que yo solo sigo desde sus últimos cuatro o cinco episodios, tiene un título en cartelera, algo intraducible: Quantum of Solace. (Y no voy a reproducir el bobalicón chiste que publicó asimismo la Fotogramas del pasado mes) ¿Podría hablarse de un efecto Caballero Oscuro para las sagas? Las dos últimas pelis con Pierce Brosnan se estaban saliendo de madre: unos ertzaintzas estupefactos persiguiendo a Bond, una física nuclear (?) llamada Christmas (Navidades) con el rostro (y el cuerpo) de Denise Richards, la presencia de Madonna, un coreano que cambia de piel como Michael Jackson... En fin. Que llegó Casino Royale, una muy buena película de hecho, y se pusieron serios. Echaron a Jhon Cleese como inventor de gadgets, y ahora ya no dice eso de: Bond, James Bond; o: batido pero no agitado, o como leches se diga. Mantiene lo de disparar a cámara, pero lo deja para el final.

Y, ay amigos, la crisis sexual llega también al espía. En Quantum solo añade una muesca a su marcador, y eso con un personaje al que parece que hayan metido en exclusiva para eso. Cierto que la duración no da mucho más de sí: son cien minutos, más o menos, en los que cambian de país como quien cambia de camisa y se suceden un huevo de personajes, cuya presencia en algún caso solo se explica si has visto el episodio anterior. Pero bueno, me gustó en general, sobre todo algunas buenas escenas de acción, que eso es lo que se espera: como la persecución en Sienna o el momento de la ópera Tosca, entre otros. Es una reformulación de James Bond, que gana en realismo si bien no en originalidad, pero cumple.

Bueno, esta noche si puedo escribiré otro pequeño post, hasta entonces si es factible.

martes, diciembre 02, 2008