jueves, octubre 07, 2010

Al rescate de los cerdos.

Llevo casi un par de semanas de curso con, al menos eso parece, energía suficiente para no haber faltado a clase y tener un panorama general de casi todas las materias. Cierto que me he cargado un poco más en este primer cuatrimestre que para el segundo, y que no faltará algún que otro trabajo, compartido o no, pero no quiero postergar por más tiempo mi regreso a la novela.
La interrumpí, mal que me pesara, con un objetivo de estudio que cumplió y superó mis expectativas. Ahora que los exámenes (de dos a cuatro, eso está por ver) se mantienen en una lejanía ya entrada en la nueva década, y antes de que sus emanaciones puedan acercarse tanto como para causarme náuseas, necesito ser creativo una vez más. Está muy bien analizar textos de escritores mejores que uno pero, pardiez, yo también escribo. Aunque sean un par de páginas día aquí y día allá, y con la ventaja de que es una novela de tamaño medio, supongo que porque no habla de templarios ni de la Guerra Civil, si hay suerte la terminaré en el presente curso, a más tardar imagino que en verano si las musas me acompañan y el cataclismo mundial mantiene su estimado plazo del 2012.
No solo prosa, también ansío seguir con la lírica, es más complejo pero al menos creo que voy a colgar fragmentos de inspirados bardos, de momento, por llenar el vacío del otro blog. No aspiro al Nobel (ya he estado en Estocolmo) pero me alegro de que el premio haya vuelto a la lengua que estoy estudiando, es todo un orgullo que nos reafirma aunque seamos cuatro gatos contados en clase. Vargas Llosa no toca este año sino el que viene, y solo espero no tener que volver a leer la única obra que he leído del autor, una que no trata sobre cerdos sino sobre perros y que, francamente, no me gustó nada...

2 comentarios:

Hopewell dijo...

Tu, como literato que eres y estudiante de filología hispánica, cometes un error en este tu texto, y permíteme que te corrija, porque cuando dices que tus exámenes se encuentran actualmente en la lejanía de la nueva década, imagino que no te refieres al 2020, sino al 2011, y ese error, muy común, no era de esperar en alguien como tu. Con mucha guasa estoy escribiendo este pequeño comentario, para hacerte notar que las décadas empiezan en el 0, no en el 1. Así como "el nuevo milenio" comenzó en el 2000, la nueva década empezó hace 10 meses, el 1 de enero de 2010.
Jejeje.

Tis dijo...

Fuck! Es cierto jaja. Se me dan mal los números, pero no esperaba este lapsus... En fin, te agradezco que hayas estado al tanto, necesito seguidores fieles que me hagan notar estas pequeñas gambas. Pozí,a primeros del 11, pardiez! Thanks!