domingo, diciembre 18, 2011

Puente prenavideño (y III).


Domingo: hace una semana me desperté temprano y sereno, por lo cual fui hasta un sitio que habitualmente me tengo vedado por su peligro potencial: la cuesta Moyano, pero el coste me salió casi a cero; dos euros, dos libros. Uno de ellos para clase, el otro sacado de esa lista de futuribles que tengo y, como el resto, quizá lo lea en un tiempo o quizá no lo lea nunca, por un eurillo tampoco vamos a darnos prisa. Luego quedé con el viejo camarada de este blog, Hall; arriba podéis verme con el típico té chino del típico chino, en la calle de Hortaleza. Al fondo, aunque no puede apreciarse, había una nutrida mesa de comensales osos, no precisamente comedores de bambú. Sí, era una colonización extraña, empezaba a ver osos por todas partes: de compras, con sus maletas, cogidos de la mano en un gesto de envidiable normalidad... Luego me enteré de que no es que de repente hubieran aflorado las panzas ni las camisas de cuadros, sino que se debía a un encuentro osuno en Madrid, el MadBear. ¡Larga vida a la estirpe, pues, aunque yo no sea muy asiduo de ella! 



Gracias a mi fumada del lunes pasado, todavía me quedaba una tarde para disfrutar de una terracita en pleno diciembre. Aquí tenemos una auténtica, y literal, foto de perfil en La Latina, sacada por el amigo Nacho. El tono rojizo, que recuerda vagamente a un lupanar exterior, se debe en realidad a la razón de que no nos hubiésemos quedado ateridos allí, una especie de parrillas que desde el techo nos calentaban y, a mí particularmente, a veces me achicharraban, confío en que su radiación no fuese cancerígena. Respecto a esa aparición del fondo, no hace falta que la enviéis a Cuarto Milenio; no es un muerto, luego se levantó, aunque más bien con ayuda de la policía. 

Eso dio de sí el viaje. Tan breve como en su planteamiento, tan felizmente aprovechado como era mi deseo, si bien, claro, no pude ver a todas aquellas personas a quienes habría querido. Algunas, para estas próximas fiestas; las otras, para una visita posterior que estoy proyectando hacia finales de enero, como sea que el examen del 9 de febrero ni siquiera parece que vaya a ser de obligado cumplimiento. Y, si se hiciera, lo podré estudiar aunque sea enfundado en un forro polar y al lado del único radiador. Hala, nos veremos en las, es de suponer, últimas entradas del año. 

4 comentarios:

guzmar dijo...

He seguido tu blog (vuestro blog, como vosotros diriais)y siempre he encontrado algo interesante o divertido que leer.Espero que el pròximo año sigas escribiendo con el mismo entusiasmo y la misma alegrìa que hasta ahora.
Solo me queda desearte una feliz navidad y un estupendo año nuevo para vos y tu familia.

Marvin Guzmàn G
San Josè,Costa Rica

guzmar dijo...

He seguido tu blog (vuestro blog, como vosotros diriais)y siempre he encontrado algo interesante o divertido que leer.Espero que el pròximo año sigas escribiendo con el mismo entusiasmo y la misma alegrìa que hasta ahora.
Solo me queda desearte una feliz navidad y un estupendo año nuevo para vos y tu familia.

Marvin Guzmàn G
San Josè,Costa Rica

guzmar dijo...

Disculpa el "Bis"

Tis dijo...

Muchísimas gracias por tu seguimiento, feliz navidad y próspero año nuevo para ti y los tuyos, muchos recuerdos desde León, España.

Luis